¿CÓMO REALIZAR EL MANTENIMIENTO DE UN DETECTOR DE METALES Y DE UN FILTRO MAGNÉTICO EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA?

La nueva versión 8 de la estandarización normativa IFS Food obliga a realizar al menos una vez al año un mantenimiento de los sistemas de detección y extracción de metales en procesos productivos en la industria alimentaria, además de comprobaciones del buen funcionamiento en base al riesgo en cada fábrica de aparición de contaminación por metales.

Es recomendable que una revisión anual sea realizada por el proveedor del detector o filtro magnético, no obstante damos a continuación una serie de consejos e instrucciones de cómo revisar y mantener estos sistemas de detección y extracción de metales en la fabricación de alimentos.

Mantenimiento de un detector de metales

En cada activación, es necesario comprobar lo siguiente:

  • que el detector de metales no está dañado mecánicamente
  • que el detector de metales detecta las partículas de prueba
  • para los detectores de metales con cinta transportadora, asegurarse de que la cinta no esté dañada
  • para los sistemas de presión, asegurarse de que las conexiones están suficientemente selladas.

Después de cada desactivación, debe comprobarse visualmente la limpieza y, en caso necesario, limpiar el dispositivo.

Para un funcionamiento duradero y de calidad, se recomienda que el personal de mantenimiento realice comprobaciones periódicas que deben incluir:

  • control de limpieza del sistema
  • control de la instalación eléctrica
  • control del funcionamiento del sistema
  • prueba del sistema de expulsión
  • comprobación (y lubricación en caso necesario) del sistema de transporte.
  • eliminación de defectos menores.

Mantenimiento de un filtro magnético

Para realizar operaciones de limpieza y mantenimiento de un filtro magnético, hay que tomar una serie de precauciones al tratarse de imanes permanentes que siempre están activos. Dichas precauciones por parte del personal de mantenimiento son:

  • No debe llevar objetos ferromagnéticos, tales como herramientas férricas, tarjetas de crédito, teléfonos móviles u ordenadores, etc.
  • No realizar las tareas cerca de aparatos electrónicos, instrumentos de medición, tarjetas magnéticas, componentes mecánicos de precisión.
  • No llevar marcapasos.

La limpieza del filtro magnético se realizará sacando el conjunto de barras magnéticas de su interior, aflojando y quitando las roscas que lo sujetan a la carcasa y abriendo la compuerta de esta para extraerlas. A continuación, se extrae la funda de acero inoxidable que envuelve las barras de neodimio; al retirar estas, todas las partículas metálicas adheridas caerán al salir del campo magnético. Será el momento de limpiar la funda con un paño limpio, suave y húmedo. MUY IMPORTANTE: no se deben de tocar las barras de neodimio, una vez la funda de acero que las envuelve está limpia, volver a introducirlas dentro de ésta y montar el filtro magnético.